04 mayo 2007

Cansancio


Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años.
Abraham Lincoln

Después de unos cuantos días (demasiados) sin escribir tengo bastantes temas para escribir. Normalmente se me ocurren muchos más, pero éstos se pierden en su mayoría entre los grandes vacíos de la memoria.

Comentaré hoy, una vez más basado en una experiencia reciente, los efectos del cansancio en una vida, el cómo nos afecta en nuestras acciones, pensamientos, predisposiciones y percepciones.

Realmente cambia un día las fuerzas que se tengan. La actitud es totalmente diferente con o sin cansancio. Cuando estamos cansados no tenemos ganas de nada, ni de pensar, ni de hablar con nadie. Los problemas de convivencia florecen de forma más repentina y continuada. No hay predisposición para nada, no hay paciencia, simplemente existe el cansancio y el pesar. Todo nos viene mal, salvo que sea permanecer sentado haciendo nada.

¿Es por tanto dormir una forma de perder el tiempo, o sin embargo es una forma de ganarlo? Como con todo, en el término medio se halla la virtud. Es necesario dormir, porque es necesario estar cansado; pero las horas parecen cortas, y la suma de todas ellas parecen pocas para las cosas que quedan por hacer. Hay que equilibrar ambos factores, porque cuando se realizan actividades hay que dedicarle la mayor parte de nuestra atención a esa actividad, si queremos que no haya sido una pérdida de tiempo, y sea productiva cuanto más sea posible. Es necesario estar descansados para poner nuestra atención a lo que estemos desempeñando.

Por otro lado, si no estamos descansados del todo, tendemos a querer acabar lo que estemos haciendo por irnos a descansar, lo que provoca que el trabajo que desempeñamos no lo hagamos de la mejor forma posible.

Descansar y dormir es una actividad fundamental para la correcta realización de otras.

1 comentario:

Pakithor dijo...

Decía Napoleón que los guerreros sólo necesitaban cuatro horas de sueño y que sólo las mujeres dormían más de seis.

Buen fin de semana.