07 mayo 2007

Saltar al Vacío


Sin riesgos en la lucha, no hay gloria en la victoria
Corneille

Hay veces en la vida en las que uno no está seguro de si está siguiendo el camino correcto. Incluso hay veces en las que uno no sabe si quiera si está siguiendo un camino.

La incertidumbre es un tema que ya he tratado en este blog en repetidas ocasiones, pero es que es algo bastante inherente a mi persona que no puedo desprender con tanta facilidad. Hay quién está demasiado acostumbrado a pisar sobre donde otros ya han pisado, y cuando pierde esa referencia no sabe qué loseta pisar, y siente miedo.

Debe ser una sensación parecida a la primera vez que un paracaidista salta. En realidad debe ser parecido a cualquier primera vez, las primeras veces siempre son duras en todo. No sabemos con certeza qué va a pasar. No sabemos qué nos deparará el futuro. ¿Se abrirá el paracaídas? ¿Y si no? Pero seguramente se paracaidista no puede dejar escapar la sensación de caer hacia el vacío.

Hay personas que se superan a sí misma por conseguir algo que quieren, y que son capaces de afrontar. Realmente, casi siempre que alguien quiere algo enérgicamente, lo consigue. Querer es poder, que dicen por ahí. Sin embargo, existe también mucha gente que no sabe lo que quiere, no sabe si se ha montado en el avión porque realmente quiere saltar y sentir el viento en la cara y como el estómago se le encoge una vez que salta, o simplemente ha sido un capricho que le está aportando más sufrimiento qué placer.

En cualquier caso, hasta que el paracaidista no salte, no sabrá si ha merecido o no la pena. No podemos comparar con las cosas que aún no han pasado. Y vivir es, precisamente, pasar cosas cada día.

1 comentario:

valeria dijo...

bueno...eso es verdad cambiar de camino...hay tantos..!
cuidate besitos