22 noviembre 2008

La Llamaban Libertad


El hombre nunca ha encontrado una definición para la palabra libertad.
Abraham Lincoln

Está ahora, y desde hace ya algún tiempo, muy en la boca de estos pseudo demócratas y pseudo progresistas la palabra libertad. Si hubiera un campo en la filosofía que pudiera resultar el más amplio, éste sería un serio candidato; ya que podríamos escribir cientos y cientos de hojas acerca del tema y todavía quedarían flecos sueltos.

La historia de la Humanidad ha sido una continua lucha en pro de la libertad. La abolición de la esclavitud o el sufragio universal han sido uno de los grandes logros, de los cuales podemos concluir que somos un poco más libres; pero bien me temo que la palabra libertad jamás podrá ser definida correctamente por la sencilla razón de que alberga demasiados campos y grados.

La palabra libertad se queda muy corta. Habría que inventar más palabras para que definieran distintos grados de libertad. Porque la libertad sólo puede ser comprendida y evaluado en un contexto, en un marco, y por tanto, de manera relativa. Podemos, por ejemplo, sentirnos libres para decidir si ir a Madrid o Barcelona, elegir cuál es nuestro equipo de fútbol favorito o de qué color vestiremos hoy; pero sin embargo podemos sentirnos reprimidos ante la incapacidad de volar.

Por tanto, amigos míos, la libertad puede estar más cerca del sentimiento que de la razón. No se trata tanto de ser libres como de sentirnos libres. La libertad es algo subjetivo, algo personal, algo que cada uno aprecia para sí mismo. Podemos ser esclavos de una rutina y sentirnos dichosos de libertad. Ser libres representa la armonía entre el deseo y la capacidad, entre el querer y el poder. Sólo siéntese uno esclavo u oprimido cuando desea decir o hacer algo, y algún obstáculo lo impide.

4 comentarios:

eltercer dijo...

El amor es un sentimiento personal, pero no creo que la libertad sea un sentimiento ni sea personal. Para que la libertad sea una realidad personal debe ser una realidad colectiva. No hablo de la libertad de comprar una cosa u otra, o la libertad de ver un programa o un partido, hablo de la libertad de poder decidir las coordenadas esenciales de la vida. Gracias por hacerme pensar de mañana en algo tan hermoso

Concepción Rozalén Casanova dijo...

Creo que, aquél que es libre, es realmente quien hace lo que quiere sin molestar a nadie, que vive su vida como quiere sin que nadie le apriete, quien trabaja donde quiere y como quiere sin que nadie le presione, es aquel que hace lo que quiere sin obedecer a presiones sociales. Y pensando en todo esto, en realidad, la libertad no existe como la entendemos. Saludos, te agrego si no te importa.

Gonsaulo Magno dijo...

eltercer, gracias a ti por el comentario y por participar en el debate. En realidad la libertad puede es un hecho, pero un hecho subjetivo, por lo que a mi entender, se convierte en un sentimiento, algo personal. La misma libertad (o restrcción de ella) puede ser entendida por distintas personas de manera muy diversa.

Concepción, creo que coincidimos pues en el concepto: sentirse libre es no sentirse esclavo. Lo que sucede es que cada persona pone distinto precio a su libertad. No me importa en absoluto que me agregues, es más, gracias por ello.

Gracias por vuestos comentarios

Jesus de la cruz dijo...

Yo siempre utilizo esta frase, La libertad tiene que ser justa y la justicia libre. La libertad es un ejercicio completamente subjectivo, ej Para unas personas la libertad sera una cosa y para otra sera otra cosa, por eso tenemos tener un sistema de leyes y poder judicial con independencia para poder definir donde acaba la libertada de cada uno