09 enero 2008

Trabajo e Ingenio


Cuanto más se acerca uno a los grandes hombres, más cuenta se da de que son hombres.
Jean de la Bruyere

Cuando uno oye las fabulosas vidas, y los increíbles hitos de los grandes personajes de la historia, de las letras o de las artes; no puede sino sentir admiración por ellos, y en cierto modo envidia de sus capacidades.

¿Pero son tan increíbles estas grandes personas? ¿O lo realmente increíble era su capacidad de trabajo, su insistencia y su infinita paciencia? Recientemente abrimos este debate entre unos amigos, y al final acabamos concluyendo que el trabajo y la creatividad son igual de importantes en un “crack”.

Mi opinión sin embargo, difiere de esta conclusión consensuada. Yo creo que el porcentaje de trabajo y constancia ha de ser mayor. Lo que sucede, es que sólo las granes personas tienen esa constancia, y atienden al esfuerzo tanto como para conseguir grandes logros. Sin duda uno tiene que tener una capacidad mínima; pero prácticamente toda la población la tiene.

Todo el mundo puede llegar tan lejos como quiera, eso sí, no a cualquier precio. Las cosas hay que ganárselas, hay que lucharlas, hay que sudarlas. Quién algo quiere algo le cuesta que diría el refrán; que se puede completar con el de “quién la sigue la consigue”.

Hay que desear realmente algo para conseguirlo. Todo está en nuestras manos; lo único que necesitamos es una gran dosis de voluntad.

4 comentarios:

Ank-Su-Ra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ank-Su-Ra dijo...

"Querer siempre, o casi siempre, ha sido poder"


que dicen por ahí. un beso ;)

A. Bueno dijo...

Qué magnífica frase la que preside esta entrada!! Simplemente genial.

Un saludo

Pakithor dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo, Gonsaulo. Yo siempre he seguido ese principio: la vida no es suerte o desgracia, sino esfuerzo y tesón o desidia y lamento.

Un abrazo.