11 febrero 2008

El nuevo espíritu universitario


Lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatárnoslo.
B.B. King

Llevo prácticamente un mes sin hacer otra cosa que no sea estudiar. Cuando uno lleva ya demasiadas horas con la misma tarea, se pregunta la verdadera utilidad que puede tener lo que estudia, lo que aprende; y con consigue ver lo práctica que puede ser la fecha en que disputaron las guerras más feroces o como se integra el arcoseno de x.

Cuando estudiamos, ya sea en el nivel que sea, siempre nos parece que todo es inútil; pero se nos olvida el verdadero objetivo de nuestro aprendizaje: el aprender a aprender.

No hace mucho escribí una entrada acerca de cómo el sistema educativo nos deja de lado y desamparados continuamente; y de cómo nosotros lo consentimos. Se nos olvida continuamente que uno no sabe donde va a acabar en la vida, y que por mucha vocación que uno tenga por ser médico o arquitecto; nunca sabe lo que tiene la vida escondido para cada uno.

Recuerdo aquella anécdota, de Thales de Mileto, si no recuerdo mal, que se mofaban de él porque decían que la filosofía (que para los griegos representaba el hecho de saber) no servía para nada. Para demostrar la utilidad del saber, usó sus conocimientos sobre el tiempo y las cosechas y predijo una abundante cosecha de aceitunas. Entonces ese mismo año compró todas las prensas de aceitunas; y cuando vino la abundante cosecha todo el mundo debió pagarle para poder prensarlas; e hizo una fortuna.

Un estudiante, universitario sobre todo, no debe estudiar orientado a una profesión; sino orientado a la erudición. El problema es que no nos educan para esto, y sí para la obtención de un trabajo y un sueldo. Aun así, nosotros no debemos olvidar que todo lo que aprendamos siempre juega a favor de nosotros; aunque en los tiempos que corren, uno ya no estudia por saber, si no por aprobar.

4 comentarios:

Alberto Bueno dijo...

Aprender a aprender, estudiar por erudición... hablas de meras utopías en la sociedad del siglo XXI.

Misósofos dijo...

Nada sirve para nada.
Deberíamos dejarnos crecer las uñas, dejar que la selección natural actuase de nuevo y librarnos de la lacra de la cultura.

MyKe dijo...

No te creas que andas desencaminado... Uno estudia una carrera, si, enfocada en un ámbito determinado, si, pero no por ello te enseñan a trabajar en ese ámbito. Es más... el conocimiento intrínseco que te da la Universidad, en el día a día, te sirve más para tu futuro, que el contenido de los apuntes que estás estudiando este mes. Es como si diera igual la carrera que estudiases, lo que sirve es el aprendizaje contínuo que la Universidad te da a cada momento.

Aprovechadlo!

Ramón Villaplana dijo...

Algunos profesores han entendido que la Libertad de Cátedra es libertad para no ir a clase cuando no les apetece, para tratar sin respeto a los alumnos, para "olvidarse" de que tienen un examen... Digamos que también el profesorado universitario utiliza su puesto de funcionario como seguro de vida más que como un éxito o reconocimiento a su erudición. Con este ejemplo delante de nuestras narices es muy lógico que la mayoría de los estudiantes vean la carrera como un mal necesario para obtener un título que te exigirán posteriormente, no como una oportunidad de aprender y crecer interiormente.

Un saludo.