11 noviembre 2007

Tiempo y Estrés


Conciencia del tiempo es igual a estrés y agotamiento corporal y emocional.
Shirley MacLaine

Hay veces en que una hora, un día o una semana se nos pasa en una volada, y no nos hemos dado ni cuenta; y otras, que transcurren como años, despacio. Ya dijo Einstein que el tiempo era relativo, aunque seguramente no se refería a esto.


El tiempo transcurre para nosotros en función del estado de ánimo y de lo que estemos disfrutando los momentos; así como de manera proporcional a la cantidad de cosas que tengamos que hacer. Es decir, cuanto mejor lo pasamos, más contentos estamos, más deprisa transcurre el tiempo; y cuanto más tengamos que hacer, menos nos parecerá la cantidad de tiempo que nos queda.

Y es que nos suele pasar que no hacemos buenos cálculos sobre el tiempo que nos queda, o de cómo emplearlo. Nos saturamos pensando la cantidad de cosas que tenemos que hacer y nos anulamos. Cuando sucede esto, nos invaden unos nervios, un estrés que nos dificulta aun más nuestras labores. Sentimos como si cada una de las cosas que tenemos que hacer fuera definitiva, fuera de una trascendencia sublime e inigualable.

Pero la realidad camina por otra senda. Rara vez, nada de lo que hacemos tiene tanta trascendencia o dramatismo. Y es más, cuando sentimos o creemos que algo no tiene importancia, lo hacemos de manera más tranquila, más pausada, y por lo general suele salirnos mejor que aquello que hacemos bajo la presión de una fecha.

Demos a cada cosa la importancia que tiene. Administremos correctamente el tiempo, y no perdamos el poco que tenemos en ponernos nerviosos y lamentarnos. El mejor discurso siempre es el ejemplo.

2 comentarios:

Atrapa tus sueños dijo...

Ánimooooo!! :)

La verdad es que sí, que cuanto más tranquilo se está, más cunde... vaya semanitas nos esperan.

Un besito!!

Ank-Su-Ra dijo...

nadie escarmienta en cabeza ajena...

hasta que esto no lo interiorizamos no lo podemos poner a prueba. nervios de acero van a hacer falta para llevar adelante todo lo que tenemos entre manos.

un beso!