10 octubre 2009

Premio Nobel a las Buenas Intenciones


El infierno está lleno de buenas intenciones y el cielo de buenas obras
Proverbio español

Siempre he tenido un respeto y admiración por aquellos galardonados con el Premio Nobel, en cualquiera de sus disciplinas. Premiar a aquellas personas que trabajan en pro del conocimiento y de la Humanidad es algo loable a la vez que necesario. Aunque es cierto que nunca llueve a gusto de todos, hay ciertas cosas, que en mi opinión, claman al cielo. Un ejemplo es la reciente adjudicación del Premio Nobel de la Paz a Barack Obama.

Ya la Academia sueca hizo un amago con aquel premio a Al Gore, cuyo mérito fue lucrarse a través de conferencias y de un documental acerca del cambio climático. Mucha información, mucha palabra (sin entrar en el debate de si son ciertas o no), pero pocos hechos. El Premio Nobel es el premio a los hechos por antonomasia. ¿Cómo se le ha podido dar a una persona que lleva sólo nueve meses en su cargo?

Buenas intenciones, justifican. Buenas intenciones tenemos todos. Cualquiera puede ser, por ende, Premio Nobel de la Paz.

La excesiva propaganda a favor del señor Obama ha llevado a esto. Parece que fuera el Mesías, el salvador del mundo, el hombre que va a acabar con las guerras, con el hambre y con el sufrimiento del planeta. Pero la realidad es que este hombre, aparte de discursos, está haciendo poco, por ahora.

Al igual que me parece bochornoso otorgar el Príncipe de Asturias del Deporte a personas en activo (mejor sería el reconocimiento a toda una trayectoria profesional y no a un buen año), me parece absurdo y des-prestigioso este nuevo Nobel de las Intenciones, habiendo como hay, tantos hechos y tantas personas a quienes otorgar el verdadero Premio Nobel de la Paz, como puede ser, por ejemplo, el recién fallecido Vicente Ferrer.

Me temo que la propaganda en masa está allanando hasta los cerebros de los académicos del premio más prestigioso del mundo. Espero que este “lapsus” sólo afecte a la disciplina de la Paz, porque si no, el siguiente Nobel de Medicina estará reservado a aquel o aquellos que propaguen (o hayan propagado) la Gripe A, por haber fomentado a su vez una vacuna eficiente contra la misma.

6 comentarios:

Alberto Bueno dijo...

100% de acuerdo.

Y lo de Al Gore... de vergüenza fue.
Y el "Asturias de los deportes"... tres cuartas de lo mismo.

Nieves... dijo...

que ha echo obama por la paz?????

anda que no se ve la manipulación.....

Martita dijo...

bueno, creo que hay muy pocas personas que estén de acuerdo con este nombramiento. pero el Nobel, igual que muchisimos otros de renombre y prestigio, es un juego de favores. tu me das, yo te doy. vete tu a saber lo que habrá hecho Obama, la de dosis de vacuna contra la gripe A (para más información un video interesantísimo: http://www.vimeo.com/6790193)que habrá comprado o la de gente que habrá dejado morir en la calle o.. o.. o.. solo se habla de intenciones y de maquillaje contra el capitalismo liberal puro que promueven. ni merece ni necesita este premio, pero si tiene dinero para permitirselo.

una maravilla esto de la política internacional, con lo agusto que estariamos todos criando patatas en nuestro huerto.

Gonsaulo Magno dijo...

Hombre Marta, has vuelto!

Pues sí, pelando patatas, al más puro estilo medieval

Martita dijo...

ke va, los del medievo tb tenian tela de problemas politicos, guerras... nada nada! todos hermitaños de la edad del hierro xD

Rayén* dijo...

jajaja
no sabía q se lo habían dado...
como decimos acá, "muy cualquiera" jaja
q andes bien, suerte!