03 junio 2007

Inspiración


Mi consejo es que te cases: si encuentras una buena esposa serás feliz, si no, te harás filósofo.
Sócrates

Normalmente antes de escribir, tengo pensando qué voy a escribir o qué tema voy a tocar. Otras veces me siento delante del ordenador para tratar de escribir en el blog y no encuentro tema alguno que poder desmenuzar y compartir.

La inspiración es algo que no atiende a unos siempre que se necesita. Es bastante selectiva en cuando a los momentos en los que hacerse visible y palpable.

El tiempo que llevo escribiendo aquí, que son ya unos pocos meses, me ha hecho saber que la inspiración viene de la mano de ascensos del alma. Es mucho más fácil cuando se tiene agitación en el alma, ya sea positiva o negativamente. Cualquiera que lleve leyendo un tiempo sabrá y notará cuándo estoy más triste, más feliz y más indiferente. Sólo tiene que basarse en los textos.

Pienso muchas veces que los genios literarios debieron sufrir bastante en vida. Aunque la inspiración acuda a uno tanto en las alegrías como en los pesares; normalmente cuando uno siente el gozo del alma, no se para a analizarse a sí mismo, ni a describir su situación: simplemente vive cada momento intensamente. Sin embargo, cuando el alma pesa considerablemente, uno está más retraído, más encerrado en sí mismo, y dedica su tiempo a sí mismo, huyendo de las multitudes, a escribir y pensar.

Y es entonces, cuando uno tiene el alma agitada además de tiempo y ganas de plasmar en un papel un sentimiento o una idea, cuando pueden nacer obras realmente bellas.

1 comentario:

MyKe dijo...

Pues si... la inspiración lo mismo que viene, se va... Aunque muchas veces ayuda mucho tener "musas" que sean las que agiten las almas y hagan aflorar la inspiración.

Creo que todos nos hemos visto en más de una ocasión "escarbando" en donde no había para sacar la inspiración, pero no, a veces se toma unas vacaciones ;)