08 febrero 2016

Espontaneidad posmoderna

El genio comienza las grandes obras, pero sólo el trabajo las acaba.
Joseph Joubert

Cada época tiene una serie de valores culturales y sociales asociados fruto, probablemente, de la evolución y reacción frente a las anteriores. Hay que estar de acuerdo con la dialéctica hegeliana y sus tesis y antítesis, con la acción y reacción newtoniana y asumir que cada época nace en una parte de una reacción contra lo precedente.

Para los tiempos que corren, me da la sensación de que con respecto a la variable “espontaneidad” y “trabajo” con respecto a un resultado o actividad, prima lo primero con respecto lo segundo. Pareciera como el mérito reside más en el resultado en que éste haya sido a través de poco trabajo, que proceda de algo innato o no elaborado. Parece que le resta magia si algo ha sido trabajado previamente, si hay un entrenamiento detrás.

Ejemplo claro de esto que digo puede verse en el mundo estudiantil. Cuando alguien saca buenas notas, este resultado parece estar penalizado por “haber estudiado mucho”. Parece como que estudiar le resta mérito a la actividad cuyo objetivo es, precisamente, que se estudie. No mola estudiar. Mola sacar buenas notas, pero que parezca que alguien las ha sacado por revelación divina, o por pura y mera inteligencia.

Pero no sólo en los ámbitos del propio trabajo puede apreciarse esto. En la misma moda hay una tendencia a parecer “desenfadado”, espontáneo, aunque paradójicamente el parecer desarreglado, espontáneo y natural haya costado no sé cuantas horas de preparación y elaboración de la apariencia.

Tal vez el ocultar el trabajo que hay detrás de los procesos no sea sino otro hijo de la posmodernidad, una dimensión más del hedonismo en la que se pretende apartar todo lo que parece llevar aparejado un trabajo, esfuerzo o dedicación de la vista de las personas. Puede que sea un vástago de la generación de la inmediatez, en la que todo ha de tenerse aquí y ahora y en la que no se está acostumbrado a la espera ni a los procesos.

Desde luego es un tema denso y complejo que podría dar lugar a estudios y ensayos sobre el tema y sobre el estudio de la sociedad contemporánea, los comportamiento y valores imperantes. Yo simplemente dejo una semilla. Tal vez el tiempo haga crecer el árbol.