16 octubre 2010

Eslovenia

Hay mucha diferencia entre viajar para ver países y para ver pueblos.
Jean Jacques Rousseau

Aprovechando mi estancia por aquí, hablaré un poco de mi parecer acerca de Eslovenia. Mi primera impresión fue que me encontraba en un país completamente diferente, probablemente al ser incapaz de leer nada en esloveno. Pensé que sería un país donde el único elemento común sería la moneda y tal vez cierta parte de historia compartida a través de los romanos. Pero lo cierto es que hay bastantes similitudes entre ellos y nosotros.

Eslovenia, según he podido apreciar en esta semana aquí, se encuentra influida por Italia y Austria (aparte, por supuesto, del resto de países balcánicos). La parte del sur, la parte costera, recuerda un poco a la costa italiana del norte. Por supuesto la internacionalización de la gastronomía italiana es aquí también un hecho: pizza, pasta, etc. Aunque este fenómeno ocurra también en el resto del mundo.

Al norte Eslovenia se encuentra con los Alpes y limita con Austria. La gastronomía del norte de Eslovenia, según pude saber, es similar a la alemana y austriaca: sopas y carne, principalmente de vacuno. Una vez probé un plato típico de la zona (cuyo nombre soy incapaz de reproducir) les di la razón. Recuerda a las comidas de Austria y Alemania, con su carne dura y sus salsas, además de sus guarniciones de pasta de harina de maíz.

Una vez uno se familiariza con la lengua es capaz de descubrir ciertas palabras similares, de la misma raíz. Por ejemplo restaurante, sándwich, probar, etc. son ciertamente parecidas a las latinas/inglesas. Como curiosidad acerca de la lengua podría comentar que ellos tienen un número gramatical que en España no tenemos. Ellos distinguen en la primera persona entre “yo”, “nosotros dos” y “nosotros” (más de dos). Respecto a los tiempos verbales creo que ellos manejan bastante menos que los que hablamos una lengua romance. Todo esto lo averigüé después de una difícil charla con un esloveno acerca de las lenguas.

Sobre el paisaje puedo decir que es muy boscoso, montañoso y verde. Hay muchos árboles por todos lados. Si uno coge la autovía no los pierde de vista salvo cuando llega a la costa. No es un país muy grande, pero hay diversidad dentro de él. Son abundantes los lagos y cuanto más al norte nos dirigimos, más montañosa se hace la orografía.

También me llamó la atención que todo el mundo habla inglés. Pero no un inglés patatero, un buen inglés. Incluso los niños (conocí a uno) son capaces de comprender el inglés, aunque su dicción no es tan bueno. Ellos lo justifican diciendo que si quieren comunicarse con el resto del mundo han de aprender inglés. Si no, han de limitarse a Eslovenia, ya que las lenguas de los países balcánicos (Croacia, Serbia, Macedonia, etc.) son bastante diferentes.

No sé si me he dejado algo interesante. En cualquier caso, si así hubiera sido, volveré a escribir. Como resumen, creo que está bien.

3 comentarios:

Alejandro dijo...

Muy interesante el resumen. :-)

Alberto Bueno dijo...

Lo estarás pasando de lujo =)
Ya vuelves para Belfast?

Gonsaulo Magno dijo...

jaja, gracias a ambos.

Sí, vuelvo a Belfast, mi nuevo hogar... :p